Margarita Rosa de Francisco es Teresa Suárez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El matrimonio Vallejo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Argumento

 

En los verdes cafetales colombianos pertenecientes a la familia Vallejo, una joven recolectora canta mientras hace su trabajo, la conocen con el nombre de “Gaviota”, por que ese es el titulo de la canción que siempre tararea, pero en realidad se llama Teresa Suárez, es una mujer luchadora y trabajadora, fuerte pero dulce y tierna a la vez, su melena rubia ondea al viento como una bandera, es de una belleza impactante, pero nunca ha conocido el amor.
Ella viene cada año con su madre, Carmenza, pues desde siempre el señor Vallejo las ha tratado igual que si fuesen de la familia.
La madre de Teresa se vio sola y embarazada, el padre de la criatura que esperaba, no quiso responsabilizarse, el señor Vallejo se ofreció como padrino de lo que naciera y desde entonces ha estado pendiente de cuanto han necesitado ambas mujeres, por eso Carmenza no faltó ni un solo año a la recolección de café en las tierras de su “compadre”.

Esta vez todos los recolectores están muy preocupados, el señor Vallejo ya muy mayor se encuentra enfermo, días después sucede lo que tanto temían, el anciano fallece.
A sus funerales viene toda la familia Vallejo al completo, su hijo Francisco con los descendientes de éste, Iván y Paula.
Y los otros dos nietos del difunto, Sebastián y Marcela, éstos quedaron huérfanos hace algunos años cuando sus padres fallecieron en un accidente.
Desde ese momento la familia será conducida por doña Cecilia, que ahora que ha muerto su esposo se encargará de que todo continúe igual que cuando él estaba.

Sebastián Vallejo se enamora de la sensual “Gaviota” nada más verla, ella también queda impresionada por el atractivo joven.
Ambos se entregan su amor a escondidas de la familia de Sebastián que no verían nada bien su relación, ella una simple recolectora y él, uno de los herederos de la adinerada familia Vallejo.

El testamento del señor Vallejo se abre ante todos los familiares, y como se esperaba, la herencia queda repartida equitativamente entre sus herederos; pero el fallecido ha dejado escrita una carta que se deberá leer al cumplirse el segundo aniversario de su muerte, y no antes.
Los allí presentes quedan sorprendidos por el misterio que rodea ese escrito, deberán esperar a que se cumpla el plazo establecido.

Pasados los funerales, Sebastián se ve obligado a regresar a Londres para continuar con sus estudios, él y Teresa pactan entonces que se encontrarán a la vuelta de un año, en la misma fecha y se casarán.
A raíz de esos encuentros furtivos la joven recolectora ha quedado embarazada, y desesperada decide viajar a Europa en busca de su amado.
Sin embargo la muchacha ingenua es engañada por unos tratantes de blancas que en realidad la llevan al continente como prostituta.
Al llegar a Londres, la joven Suárez es conducida a un burdel, pero los dueños del antro la encerrarán en una habitación nada más verla cuando descubren que está embarazada, Teresa vivirá un infierno en aquel lugar, ella está dispuesta a huir, no consentirá que nadie le ponga una mano encima.
El sufrimiento le pasa factura, y la joven pierde el bebé que esperaba.
El dolor de la pérdida le da más fuerzas para salir de ahí y luchar por poder regresar a Colombia.
Sus deseos se cumplen cuando logra escapar, aún faltan algunos días para que se concluya el plazo que se dieron Sebastián y ella, sin dinero, no sabe como podrá regresar a su país.

Sebastián llega a la hacienda de la familia en la fecha indicada, viene con la ilusión de casarse con su amada, pero allí le dan una desagradable noticia, todos cuentan que Teresa se marchó a Europa como prostituta.
El joven Vallejo se decepciona, nunca pensó que esa muchacha pudiese hacer eso.
Sebastián conoció en Londres a Lucía Sandoval, joven de familia adinerada, todos ven con buenos ojos que ambos se relacionen, y él que está seguro de que nunca más se enamorará decide prometerse con ella.
Semanas después ambos contraen matrimonio.
Mientras los recién casados están de luna de miel, Teresa consigue llegar, pero ya es tarde, su enamorado ahora es un hombre casado.

Ella creyó firmemente en la palabra de Sebastián, pero ahora comprueba que solo quiso divertirse; Teresa luchadora incansable, no se dará por vencida, ya no regresará más a recolectar café a la hacienda de los Vallejo, no soportaría volver a verle, así convence a su madre para que ambas se marchen a Bogotá, allí comenzará a prepararse para poder desempeñar otros trabajos, se acabó lo de recolectar café, es joven, estudiará para ser alguien en la vida.
Carmenza y su hija se establecen en la capital, Teresa aprovecha sus nociones de ingles que ha aprendido durante el año que estuvo retenida en Londres, para conseguir un trabajo como recepcionista en un hotel, en sus horas libres estudia y se prepara, su meta es culturizarse para aspirar a algo bueno e importante, les demostrará a todos los Vallejo que ella no es digna de lastima, ni nadie debe despreciarla por hacer un trabajo poco valorado.

El esfuerzo le da su recompensa, Teresa consigue un puesto en la empresa que tiene la familia Vallejo en la capital, será la secretaria ejecutiva de Iván Vallejo, primo de su ex novio, él es un hombre sin escrúpulos que siempre le ha tenido una gran envidia a Sebastián, está casado con Lucrecia, alguien muy parecido a él.
La joven Suárez decide cambiar de identidad, desde ese momento se hará llamar Carolina Olivares, si supieran quien es en realidad, la echarían sin contemplaciones.
Carmenza está preocupada por su hija, sabe que aún está enamorada de Sebastián, y en cuanto vuelvan a verse los sentimientos que tiene dormidos volverán a resurgir.
Sebastián y su esposa están lejos de Colombia, él se encuentra trabajando en otra de las oficinas que los Vallejo tienen en el extranjero, pero pronto regresaran.
El matrimonio no va nada bien, él no es capaz de consumar sus obligaciones maritales, cada vez que intenta estar con su esposa se siente incapaz de cumplirle; la desesperación de la mujer es cada vez más fuerte.

“Carolina” se ha vuelto imprescindible para su jefe, ella que conoce tan bien el mundo del café lo ayuda en todo, no hay una reunión, cóctel de empresa, o comida de negocios en los que la joven no esté invitada para apoyar y patrocinar el café que pertenece a la familia Vallejo.
En una de esas reuniones conoce al doctor Julio Salinas, un ejecutivo de una empresa cafetera rival, el joven queda impresionado por la labor que Teresa ejecuta y le propone que trabaje para él, la muchacha aunque halagada por la propuesta rechaza el ofrecimiento.

Iván Vallejo no duda en tirarle los tejos a su asistente, Teresa le pone las cosas muy claras, si vuelve a proponerle algo que le disguste, ella no dudará en marcharse, su jefe se siente molesto, pero acata la decisión de la joven, no puede permitirse el lujo de perder a alguien tan valioso como ella.

Sebastián y Lucía regresan a Colombia, el joven comenzará a trabajar en las oficinas que la familia tiene en Bogotá, el encuentro entre los antiguos enamorados está por efectuarse, sin embargo Teresa evitará por todos los medios que eso suceda, sabe que en cualquier momento se producirá, pero ella intenta que sea lo más tarde posible.
Sebastián ha oído las alabanzas de “Carolina Olivares” y está deseando conocerla, pero la muchacha se está haciendo de rogar…
Hasta que llega el día en que ambos tienen que estar presentes en una reunión, cuando la joven es presentada a Sebastián, éste se queda desconcertado, todos le dicen que ella es Carolina Olivares, pero no, ella es… su Gaviota.
Ambos se tratan como desconocidos, para todos los presentes es la primera vez que se ven, deben de fingir, ya habrá tiempo para hablar.
Cuando tienen oportunidad de conversar, se piden muchas explicaciones, Teresa le cuenta su odisea en Londres, y la lamentable pérdida de su bebé, Sebastián duda que ella pudiese haber quedado embarazada, debido a su problema para relacionarse íntimamente con mujeres, pero ella le recuerda que cuando estuvieron juntos no hubo tal dificultad.
Teresa le recrimina su comportamiento, no dudó en creer lo que todos contaban, y la cambió por otra, pues en poco tiempo se casó.
Sebastián le pide perdón por todo el daño que le haya podido causar, él le cuenta que aún no ha logrado consumar su matrimonio, pues no la ha olvidado.
Tras todas las aclaraciones, ambos jóvenes se abrazan, aún sienten algo muy profundo el uno por el otro, ahora nada podrá separarles, aunque Sebastián esté casado.

Lucía cansada de los desprecios de su marido cae en las redes de un caza fortunas llamado Miguel Tejeiros y Caballero, ella piensa que ese hombre que la halaga  tanto está enamorado, pero la verdad es que él solo va tras su di-nero.

Iván, el primo de Sebastián no se siente valorado en la empresa, piensa que no cobra lo suficiente, ni se le tiene en cuenta para nada, así que no duda en hacer un desfalco, comenzará a desviar dinero a una cuenta que abrirá a su nombre, pero para que no le descubran, no dudará en hacer firmar a “Carolina” y a Sebastián los cheques que luego irán a su bolsillo, así cuando se descubra todo, los únicos culpables serán ellos y él tendrá las manos limpias. 

Sebastián y Teresa comienzan a sospechar que Iván está haciendo algo raro, y empiezan a observarle, cuando descubren lo que está tramando intentarán recabar toda la información necesaria para poder mostrar ante todos el fraude en el que quiere implicarles a ellos mismos.
A su vez, los jóvenes inician una relación clandestina, ellos se aman, y ese sentimiento es más fuerte que todo lo demás.
Pero no tardan en ser descubiertos, la familia no dudará en repudiar a la joven, ya no valoran su capacidad para el trabajo que ha desempeñado, si no que ella es la recolectora que tuvo amoríos con uno de sus miembros y que se fue a Europa como prostituta.
Teresa entonces recuerda la propuesta de trabajo que le ofreció Julio Salinas, la joven decide ir a verle, pero antes le cuenta toda su historia, no quiere más malos entendidos.
A él no le importa su vida pasada, solo le interesa la labor que ha desempeñado para los Vallejo, y no duda en contratarla.

Se cumple el segundo aniversario de la muerte del patriarca Vallejo, toda la familia se reúne para celebrar una misa en su honor, terminada la conmemoración irán a la casa familiar, hoy será leída la carta que dejó el fallecido.
Para sorpresa de los asistentes, el abogado llega acompañado por dos mujeres, ellas son Teresa y su madre, nadie quiere que estén allí, sin embargo Cecilia, la viuda del difunto quiere respetar la última voluntad de su marido, si él deseaba que estuviesen presentes, consentirá en que se queden a la lectura de la carta.
Las palabras que dejó escritas el señor Vallejo están llenas se sentimiento, en ellas hay un dulce recuerdo para su esposa, pero no olvida mencionar a Carmenza y a Teresa, les agradece que todos estos años las mujeres le hayan ayu-dado en su labor, además de que gracias a los consejos que le daba Carmenza, él pudo lograr salvar su cosecha en una ocasión, ahora es tiempo de poner las cosas en su sitio, el señor Vallejo, hombre justo, quiso agradecer a ambas mujeres su ayuda, e invirtió un dinero a nombre de las dos, con los años, aquella pequeña suma se ha convertido en un pequeño capital.
Todos los Vallejo, se sorprenden al oír el contenido de la carta, y comienzan a sospechar que Carmenza Suárez tuvo algo que ver con el difunto, y que incluso Teresa, podía ser hija de él.
Por eso muy ofendidos tratan de echar a ambas mujeres de la casa, pero Cecilia, la viuda no está de acuerdo, ella quiere hablar con Carmenza, oír de sus labios todo lo que tenga que contarle.
Ambas mujeres se encierran en el estudio, y la antigua recolectora, le relata toda su historia, y como el señor Vallejo la ayudó cuando los demás le dieron la espalda, además de ocuparse de que no les faltara nada a ella ni a su hija, por eso, lo ayudaba en todo lo que necesitaba, y no ponía reparos en aconsejarle cuando él se lo pedía.
Cecilia Vallejo acepta la explicación que le da la mujer, sabe que su marido era así de generoso, y justo, ella que siempre siguió su ejemplo, no duda en aceptar la última voluntad se su esposo, así desde ese momento surge una relación muy especial entre Cecilia y Carmenza.

El tiempo pasa, y se descubre la relación que Lucía mantiene con Miguel Tejeiros y Caballero, Sebastián que se sintió abrumado por todos cuando le descubrieron con Teresa, no duda en repudiar a su mujer, sin embargo cuando el enamorado de ella descubre que la fortuna realmente le pertenece a Sebastián decide abandonar a su “amada”, para su desgracia, Lucía se da cuenta de que está embarazada. 

Teresa cada día está mas contenta trabajando para Julio Salinas, pronto viajaran a Londres para promocionar allí el café colombiano, aunque cuando finalicen las conferencias y se de por concluido el congreso, ella  dejará de trabajar en esa empresa, pues Sebastián tiene otros planes, por fin podrán vivir su amor sin obstáculos.

Las cosas no salen como estaban previstas por los enamorados, el desfalco que hizo Iván ha salido a la luz, y en los cheques aparecen las firmas de Teresa y Sebastián, el joven es apresado en el acto, pero no pueden detener a su novia por que se encuentra en Londres, ella que ignora lo que está sucediendo, solo se ocupa de tener todo listo para que su jefe presente una propuesta sólida y efectiva.
Cuando la joven descubre lo que está sucediendo, no duda en regresar a Colombia, pero no está dispuesta a dejar que la detengan, por ello utiliza la táctica que utilizaron con ella los tratantes de blancas, y consigue entrar en el país sin problemas.
Cuando en el juicio todo parece estar perdido, aparece ella con toda la documentación que recabó cuando descubrió que Iván estaba desfalcando dinero, así pues con la ayuda de la joven todo sale a la luz, Sebastián es puesto en libertad y su primo detenido en el acto, ingresa en prisión.    

Aunque Teresa no muy conforme con la actitud de su amado de querer dejarla al margen de cuanto estaba pasado, decide marcharse sin hablar con él.
El joven Vallejo que no está dispuesto a perderla de nuevo, se marchará en su busca, pero no será muy fácil encontrarla, Teresa ha decidido marcharse a la zona cafetera, y allí están en fiestas.
Personas de todos los lugares se encuentran llenando sus calles, es como buscar una aguja en un pajar.
Pero él no se dará por vencido, su perseverancia da fruto, y tras horas de dar vueltas por distintos pueblos, consigue encontrar el paradero de su amada “Gaviota”.
Ambos se abrazan está seguros de que ya nada podrá separarles.
Meses después se celebra el matrimonio de los jóvenes al que asisten sus seres más queridos.

Transcurren los años, el matrimonio Vallejo vive feliz en la que fuera la hacienda familiar, ahora ambos son los que se encargan de mantener y preservar los cafetales que un día administró el señor Vallejo.
Todos viven felices, viendo como la familia crece, Marcela y Paula, la hermana y la prima de Sebastián ya son madres, el hijo que Lucía tuvo con Miguel también les visita de vez en cuando.
Además de doña Cecilia, y Carmenza con su esposo.
El matrimonio de Sebastián y Teresa también ha dado sus frutos, dos hermosas hijitas, Teresa e Isabel, que han heredado la afición de su madre, recolectar café mientras cantan.
Sebastián y Teresa ven contentos y orgullosos como su amor ha podido superar todas las barreras, ahora son una hermosa familia, que mira al futuro con ilusión.

 

 

 

Reparto

Teresa Suárez "Gaviota" -  Margarita Rosa de Francisco
Sebastián Vallejo - Guy Ecker
Carmenza Suárez - Constanza Duque
Iván Vallejo -  Cristóbal Errazuriz
Lucrecia de Vallejo - Silvia de Dios
Cecilia de Vallejo - Dora Cadavid
Marcela Vallejo -Danna García
Miguel Tejeiros y Caballero -  Santiago Bejarano
Mauricio Salinas -  Juan Ángel

Fuente: Mariló Jiménez