Gabriela Spanic interpreta a las gemelas Paulina Martínez y Paola Bracho

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carlos Daniel y sus hijos

 

 

 

Carlos Daniel y Paulina

 

 

 

Paulina con Carlitos y Lisette

 

 

 

Paola y los hombres con los que ha compartido su vida

 

 

 

El amor surge entre Paulina y Carlos Daniel

 

 

 

Carlos Daniel Bracho y Paulina Martínez

 

 

 

La nueva familia Bracho

 

 

Argumento

 

Paola Montaner está casada con Carlos Daniel Bracho, un empresario muy amable, el cual tiene dos hijos de su primer matrimonio, Carlitos y Lisette. Sin embargo, Paola se siente aburrida con su vida como madre y como esposa, por eso decide irse con su último amante a Cancún.

Allí, conoce a Paulina Martinez, joven humilde que solo tiene en el mundo a su madre, ella trabaja de limpiadora en los aseos de un lujoso restaurante, se encuentra muy preocupada por la salud de Paula, su madre, pero tiene el apoyo de su novio, Osvaldo, con el que pronto piensa casarse.
Aunque el joven tiene otros planes, está considerando romper su compromiso con ella.

Paola se sorprende por el gran parecido que tiene con la limpiadora de los aseos del restaurante donde está comiendo, (son físicamente idénticas), y empieza entonces a elaborar un plan para que Paulina asuma su identidad dentro de su familia, y ella poder escaparse con su amante. Pero Paola no está dispuesta a dejar pasar esa estupenda oportunidad, y por ello no duda en presentarse en la casa de la muchacha, allí la recibe Paula, que al ver el enorme parecido que existe entre ambas jóvenes su salud se resiente aún más, la visita de la señora Bracho ha supuesto un duro golpe para ella, y decide entonces escribirle una carta a su hija, donde le revela un secreto que ha mantenido oculto durante años: Paola y Paulina son hermanas gemelas.
Cuando la muchacha llega a casa, encuentra a su madre muy grave, ella intenta explicarle que le ha escrito una nota pero la muerte le sobreviene sin poder revelar donde la ha guardado.
A la tristeza del fallecimiento de su madre, se le suma el abandono de su prometido, Paulina de pronto se ha quedado sola en el mundo, los dos seres que más ha amado en la vida la han dejado desamparada.

La terquedad de Paola no tiene límites, por ello para conseguir que Paulina se haga pasar por ella, decide ponerle una trampa, sin ningún escrúpulo introduce en el bolso de la joven una valiosa pulsera de esmeraldas, y acto seguido la acusa  de ladrona ante el dueño del restaurante, luego le da dos opciones: fingir  por un tiempo que es la señora Paola Montaner de Bracho o ir a la cárcel, Paulina no está dispuesta a pagar por algo que no ha hecho, así que aunque no lo desea accede a suplantar a Paola.

Seis días después Paulina llega a la mansión Bracho, allí se encuentra un panorama desolador, doña Piedad, la matriarca y abuela del marido de Paola tiene un grave problema con la bebida, Carlos Daniel que adora a su mujer, es un hombre inseguro y débil que no sabe afrontar los problemas.

Carlitos y Lisette, los hijos de Carlos Daniel, son dos pequeños que se sienten muy solos sin el cariño y la ternura que les puede dar una mamá, el niño ha heredado la debilidad de carácter de su padre.
Además de ellos, en la mansión viven Estefanía y su esposo Willy, que son la hermana y el cuñado de Carlos Daniel, el matrimonio no pasa por su mejor momento y la causante no es otra que Paola, que no dudó en tener relaciones intimas con Willy.
Pronto la alegría y el buen corazón de Paulina sorprende a la familia, el más impactado es Carlos Daniel que se pregunta a que se debe el cambio en el carácter de su esposa.

Una noche Paulina se ve obligada a corresponder al dulce beso que le da Carlos Daniel, ella nerviosa se marcha a su habitación, salvada por la excusa que se ha inventado para no tener que compartir el lecho conyugal con el esposo de Paola: en Houston los médicos se lo han prohibido hasta que no se encuentre mejor de “su” dolencia; en la soledad de su cuarto, la joven no puede dejar de pensar en su supuesto marido.

La fábrica Bracho está a punto de cerrar, Paulina intentará ayudar a “su” familia para que estos logren salvarla, pero Carlos Daniel y su hermano Rodrigo malinterpretaran sus intenciones, acostumbrados a las salidas de tono de Paola, ellos piensan que lo que quiere la mujer es no perder su posición social ni los lujos a los que está acostumbrada.
Pero Paulina no se dará por vencida, y ayudará en todo lo que pueda, incluso conseguirá que Douglas Maldonado, un hombre muy rico que vive en Cuernavaca, les haga un préstamo, así la fábrica vuelve a salir a flote.

Carlitos y Lisette le han tomado mucho cariño a Paulina, sobre todo el niño que ve como su mamá lo cuida y atiende.

Carlos Daniel se siente cada día más atraído por su nueva esposa, pero a la vez está dolido por su rechazo, lo que no sospecha es que Paulina se siente morir cada vez que tiene que apartarlo de su lado pues se ha enamorado de él, ya que es un hombre prohibido para ella, pues le pertenece a la malvada Paola.

Rodrigo y Carlos Daniel comienzan a sospechar que Paola no sea realmente quien dice ser, está muy cambiada, hay algo raro en ella, quizás alguien la esté usurpando, deben de conseguir pruebas y denunciarla a la policía; cuando Paulina les oye sabe que está perdida, con todo el dolor de su corazón tendrá que huir de allí, ella no es culpable de nada, ni le ha hecho daño a nadie, pero nunca la creerían, se ha enamorado de Carlos Daniel y les ha tomado mucho cariño a la abuela Piedad, y a los niños, sin embargo no podrá volver a verles…

Paulina huye de la mansión Bracho muy apenada, adora a esa familia, pero llegó hasta ellos por un engaño, y debe marcharse como vino, con las manos vacías.
Carlos Daniel y Rodrigo han descubierto quien es en realidad la persona que está ocupando el lugar de la verdadera Paola, pero necesitan más pruebas para desenmascararla, lo que no sospechan es que Paulina ya no se encuentra en la casa.

Carlitos no soporta la ausencia de su madre y se escapa para buscarla, él piensa que sus padres han discutido, pero la encontrará y se irá con ella pues no quiere vivir con su padre, que jamás se acerca a él para darle un beso y siempre le está riñendo por todo.
Cuando se descubre la desaparición de ambos, los Bracho comienzan a sospechar que Paulina haya podido secuestrar a Carlitos.
Pero el pequeño enfrentando sus miedos se ha ido en un autobús, para encontrar a la que cree su madre, una terrible tragedia se cebará con él, al apearse del trasporte comenzó a caminar por el arcén pero al pasar un coche a gran velocidad, éste hizo que el niño cayese por un pequeño barranco, a consecuencia de la caída ha quedado inconsciente, lo encuentran Chabela y Cenobia, dos hermanas que se dedican a la venta ambulante, la primera quiere llevárselo a su casa, pero la otra se niega, al final Chabela decide hacer caso omiso a los reclamos de su hermana.
El pequeño Carlitos tiene una herida en la cabeza, además sufre amnesia, no recuerda nada, y no puede decir quien es ni donde está su casa.

Carlos Daniel no cree que Paulina haya secuestrado a Carlitos, ella se ha comportado muy bien con toda la familia, haciendo un trabajo excepcional para levantar la fábrica, mientras que cuidaba con esmero a sus hijos además de hacer ver a la abuela Piedad que no podía continuar viviendo con la dependencia de la bebida; él comienza a darse cuenta de que se ha enamorado de la dulce Paulina, pero se niega a admitirlo.

Paulina ha encontrado trabajo en una casa como cuidadora de una mujer mayor, mientras que la policía es puesta en antecedentes por la familia Bracho de la desaparición de Carlitos y sus sospechas de que Paulina haya podido llevárselo, doña Piedad no cree en la culpabilidad de la muchacha, y Carlos Daniel se resiste a pensar que esa joven sea en realidad una mala persona, por ello decide poner un anuncio en los periódicos para que alguien pueda dar luz sobre el asunto.

Cuando Paulina se entera de lo que está sucediendo decide regresar a pesar de que puede ser encarcelada, ella necesita estar con los Bracho para ayudarles a buscar a Carlitos.
Apreciando el gesto de la joven, Carlos Daniel decide ocultar a la policía que ella es Paulina, una vez más se verá obligada a fingir, será de nuevo Paola.
El joven Bracho no puede negárselo más, se ha enamorado de Paulina, es tan dulce, bella, inteligente y siempre preocupada por los demás… 

Cuando Chabela ve en el periódico la noticia, se apena pues tendrá que separarse del pequeño, su hermana intenrá sacarle provecho a la situación, y querrá pedir un rescate, Chabela entonces decide dejarlo en la puerta de una comisaria.

En Cancún, continúa cerrada la casita en que vivían Paulina y su madre, de vez en cuando va hasta allí Filomena, una vecina de la joven para limpiar, y por casualidad descubre la carta que escribiera Paula antes de morir, la mujer decide enviársela a Paulina.
Cuando la muchacha lee la nota que le envía Filomena cree morir, Paola y ella son hermanas gemelas que fueron separadas al nacer, Paula estaba soltera y no podía hacerse cargo de dos bebés, mientras que una se quedó con la madre la otra fue dada en adopción.

Paola es llevada al hospital por su amante, sufrió un accidente, y ahora está pagando las consecuencias, en aquel lugar se ve sola y desemparada, pues este se niega a continuar teniendo tratos con ella, Carlos Daniel se ve obligado a ir hasta el hospital para comprobar que la enferma que allí se encuentra ingresada es en realidad su esposa, él siente un enorme rechazo hacia ella, ha descubierto la verdadera personalidad de la mujer con la que se casó, es tan distinta a Paulina…
La joven Martínez siente un enorme desconsuelo al ver a Paola, esa joven que se encuentra inmóvil en una cama es su hermana, desearía cuidarla y protegerla para que nada malo le ocurriese, por ello cuando la policía comienza a investigar, no duda en decir que Paola no tuvo nada que ver en el intercambio de personalidades, Paulina es ingresada en prisión. 
La familia Bracho al completo dará su apoyo a Paulina, ellos saben que la joven no tuvo nada que ver con la usurpación de personalidad, pero ella se niega a decir la verdad, nunca echaría tierra sobre el nombre de su hermana, además Paola lleva el apellido Bracho, Paulina siente demasiado cariño por esa familia como para que este escándalo les salpique, y no solo eso, se ha enamorado de Carlos Daniel, sería un duro golpe para él que todos murmuraran por ahí sobre la clase de esposa que tenía.

Paola cada día se siente más recuperada, pero como su maldad no tiene límites, continúa fingiendo ante todos, ella espera que Carlos Daniel decida parar los trámites del divorcio, para así poder regresar a la mansión Bracho como si nada, se siente feliz con la decisión de su “querida” hermanita, de estar culpándose de todo, así ella quedará libre de cargos, mientras que Paulina se pudre en la cárcel, como castigo por haberse enamorado de su marido.

Paola es dada de alta, y se marcha de nuevo a vivir a la mansión Bracho, allí frente a todos, finge que está invalida, su enfermera Elvira, la secunda en todas sus fechorias.

Llega el día del juicio donde se leen los cargos por los que está imputada Paulina, además de los de usurpación de personalidad, ella también será juzgada por el supuesto secuestro de Carlitos.
Durante los días que dura el proceso, por el juzgado desfilará un sin número de testigos donde cada uno con su testimonio arrojará luz sobre el caso, ellos hablarán de las verdaderas personalidades de Paola y Paulina, mientras que la primera es un demonio, la segunda es un ángel.
Carlitos será llamado a declarar, el pequeño que ya recuerda todo, se ve con fuerzas para contar lo que sucedió, y gracias a sus palabras queda claro que él nunca estuvo secuestrado y mucho menos que Paulina estuviera implicada en ello.
Días después el caso será visto para sentencia y la joven quedará absuelta de todos los cargos, Paulina que le prometió a su abogado que si quedaba libre accedería a casarse con él, debe ahora cumplir su palabra, será la esposa de Edmundo Serrano, pues nunca podrá serlo de su verdadero amor, Carlos Daniel.

Elvira, cansada de los trucos de Paola decide denunciarla ante la abuela Piedad, lo que no sabe es que su jefa la ha descubierto, por ello no dudará en provocar un accidente de coche cuando valla con la enfermera en el vehiculo, como consecuencia del suceso, Elvira morirá en el acto y Paola ingresará en el hospital con gravísimas heridas y quemaduras, Paulina apenada, pasará días interminables junto al lecho de su hermana, y recibe unas dulces palabras de cariño de labios Paola como despedida, antes de fallecer.        

Paulina no desea romper su palabra dada a Edmundo y continua con sus planes de boda, sin embargo será su prometido quien le devuelva dicha palabra, pues sabe que a quien realmente ama es a Carlos Daniel Bracho.

 Meses después en una romántica ceremonia Paulina Martínez y Carlos Daniel Bracho contraerán matrimonio, Carlitos y Lisette asistirán muy contentos a la iglesia, pues Paulina es la mejor mamá que han conocido nunca.
Ella irrumpió en sus vidas como una usurpadora, pero fue capaz de llegar al corazón de todos y cada uno de los habitantes de la mansión Bracho, con su dulzura y ternura supo ganarse su cariño, ahora ninguno podría estar sin ella.
Un día Paulina se coló en la vida de Carlos Daniel fingiendo ser su esposa, pero ya no habrá más necesidad de mentir, pues eso ya es una hermosa realidad.

 

Reparto

Paulina Martínez / Paola Bracho - Gabriela Spanic
Carlos Daniel Bracho - Fernando Colunga
Piedad Bracho - Libertad Lamarque
Carlitos Bracho - Sergio Miguel
Lisette Bracho - Maria Solares
Douglas Maladonado - Miguel de León
Chabela Rojas - Sylvia Derbez
Cenobia Rojas -  Silvia Caos

Fuente: wikipedia.org. La usurpadora /
Mariló Jiménez